viernes, 13 de abril de 2018

De los masters y los currículums falsificados

El escándalo del máster de Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha puesto de alguna manera en la agenda de la transparencia de los políticos la necesidad de que se justifique de forma adecuada y fehaciente lo declarado en sus currículums. En este caso particular, ha puesto en entredicho no ya la honorabilidad de la presidenta, sino que ha perjudicado gravemente la imagen de la Universidad Rey Juan Carlos I de Madrid. Tanto es así que no dejan de circular los chistes insinuando que en la misma regalan los títulos. Es más, se ha afirmado que casi todas las firmas que figuran en el acta de defensa del TFM son FALSAS. Y el tutor de Cifuentes ha sido expedientado mientras se investiga el caso. Mientras tanto, el PSOE-M de un devaluado Gabilondo y en connivencia y exigencia de Podemos han registrado una moción de censura. Exactamente el mismo guión que en Murcia. Pero no, si se creen que en Ciudadanos vamos a claudicar con sus ansias de poder están más que equivocados.

También se ha dado a conocer ciertas malas prácticas en otros partidos. Así, ha dimitido el secretario de organización y diputado de En Marea (Podemos) por inventarse una ingeniería industrial. Así con toda su jeta. También se ha señalado al socialista José Manuel Franco (me ahorro los chistes por el apellido) que no es licenciado en Matemáticas. Si bien él se ha excusado señalando que no lo escribió él sino que así se lo pusieron, dado que realmente tiene un programa formativo. En fin, lo típico cuando te han pillado con el carro del helado: pío, pío, que yo no he sido. También ha sido criticado Toni Cantó, pero se trata más bien de una trampa de OkDiario debido a que en Twitter se indicaba como "pedagogo teatral", aludiendo más bien a su faceta conocida como actor.

De cualquier manera, si empezamos a tirar de la manta, podemos descubrir mucho. En mi caso personal, yo no soy político y tengo más que justificado mi currículum con Máster (que me costó 3.000 euros) y Doctorado como estudios de posgrado. También mi nivel B-2 en inglés. Pero parece que algunos representantes públicos les va el inflar su currículum para tratar de ganar posiciones dentro del partido. ¿Puede ser por eso? No lo sabemos, pero se debería investigar. De poco sirve que se haga una declaración de bienes si luego se miente en otras cosas. Ahora bien, igualmente no es menos cierto que hay personas sin titulación que hacen determinados trabajos mucho mejor que otros. Lo que pasa es que en algunos sectores existe un corporativismo brutal y lo que se salga de sus intereses está perseguido. Ni tanto ni tan calvo. En ocasiones la titulación es requisito sine quanon, pero puede haber otras que no se precise el diploma sino aspectos más relacionados con la experiencia y capacidad técnica. Pero todo eso debe de ser clarificado con posterioridad a destapar a todos los que tienen poder público y se aprovechan de cualquier manera de lo público.

Es por eso por lo que Cifuentes DEBE dimitir. Ha rechazado una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid propuesta por Ciudadanos. Pero deberían hacerlo más políticos y representantes. Como, por supuesto, esos que cometen malas prácticas y que son dispensados de las mismas por ser el partido de "la gente". Hablamos de Íñigo Errejón, que cobró de una beca sin hacer su trabajo. O Ramón Espinar, especulando con vivienda pública. O Monedero, sin declarar a Hacienda hasta que lo pillaron. O Echenique, pagando en negro y sin Seguridad Social a su asistente.

Seamos serios.

lunes, 26 de marzo de 2018

Puigdemont, detenido (por ahora)

Llevaba mucho tiempo sin escribir, más que nada por falta del mismo para actualizar el blog, pero trataré de que no se extienda una pausa tan larga. Ayer fue detenido el ex presidente (mal que le pese a los independentistas) Carles Puigdemont por las autoridades alemanas tras desplazarse desde Dinamarca en coche. Supuestamente se pone punto y final a una pantomima y juego del ratón y el gato iniciado el pasado 30 de octubre de 2017. Tras el auto de procesamiento del viernes 23 de marzo por el juez Llarena, se cursó una Euro Orden para su inmediata detención. La noche de ayer domingo 25 la pasó en una prisión alemana y se espera que declare ante un juez a lo largo del día de hoy. Posiblemente se retrase a la noche debido a que está pendiente que llegue su abogado con documentación. Será entonces cuando Alemania decida qué hace, si ponerlo en libertad, decretar prisión provisional o bien extraditarlo a España. Así que todavía no cantemos "victoria".

El independentismo está desaforado, en su vertiente más extremista. Por ejemplo, el presentador de TV3 Jair Dominguez, aseveraba que habría muertos durante este "prusés" de la imaginaria república catalana. Es sin duda la expresión más lamentable y desquiciada de un canal organizado a medida para el adoctrinamiento independentista y la promoción del victimismo y odio hacia todo lo que huela a España. Una pena que esa aplicación del artículo 155 fuese tan liviana y no se atreviera a intervenir ese canal que Esquerra Republicana ha puesto a su servicio. Por otra parte, también debemos de reseñar las enésimas amenazas de los cachorros de la CUP, las juventudes de Arrán que han dejado pintadas en la supuesta casa del juez Llarena. Pues no, no es su domicilio y una vez más hacen el ridículo este grupo con prácticas más propias de la kale borroka etarra. ¿Algo más? por ejemplo, la noticia con vídeo de un energúmeno pegando a una persona por portar una bandera española.

Las sucesivas huidas de varios diputados no han hecho sino justificar aún más las encarcelaciones por riesgo de fuga de los Jordis y representantes políticos como Junqueras y los recientes Romeva, Forcadell, Turull, Bassa y Rull. Las fugas más recientes son a Suiza de Anna Gabriel (que curiosamente ha cambiado de look) y de Marta Rovira. Es una pena que Gabriel Rufián no les acompañe por solidaridad, así tendríamos un payasete menos en el Congreso de los Diputados. Broma aparte, esta situación se la han buscado ellos mismos, por mucho lazo amarillo que sigan poniendo y alargando ese discurso victimista que no cuela. Bueno, salvo para sus amigos de Podemos, que sin embargo pese a ponerse de perfil son criticados y rajados por los independentistas. Aquí no valen medias tintas: o estás con los golpistas o estás con la Constitución y el Estatut. Ni más ni menos.

También resulta hilarante que, de nuevo, se haya pronunciado el presidente de Venezuela Nicolás Maduro. Se atreve, con toda su desfachatez, a hablar de "presos políticos". Pues no. Eso es lo que sin duda existe en su país y cada vez más, sin pruebas y con una represión policial en la que SÍ que existen muertos. Y todavía se atreve este personaje a decir que no se mete en "asuntos internos".

viernes, 22 de diciembre de 2017

Elecciones Catalanas 2017

Celebradas ayer las Elecciones en Cataluña, las cuartas en un plazo de apenas siete años, han deparado la histórica victoria electoral de Ciudadanos. Una fuerza política que entró con 3 diputados en 2006 ha ido creciendo hasta situarse con 37 y más de un millón cien mil votos de catalanes. Ganando especialmente en los núcleos urbanos y en todas las capitales de provincia menos en Girona. Sin embargo, el enorme éxito de Inés Arrimadas y su equipo no se ha visto acompañado de nada similar en el resto de candidaturas que apoyan la continuidad de Cataluña en España y la unidad territorial, lo que imposibilita una alternativa que desbanque de una vez por todas al separatismo.

Junts per Catalunya, el enésimo nuevo nombre de la extinta CiU, ha sido la segunda fuerza más votada por muy poca diferencia frente a Esquerra Republicana. Con unos candidatos ausentes (uno fugado a Bélgica, Puigdemont, y el otro en prisión provisional - Junqueras-) han sumado 34 y 32 respectivamente, lo que suma 66 escaños a dos fuerzas que antaño eran competidoras y diferenciadas y hoy por hoy son prácticamente lo mismo. No se sabe quién es el de derechas y el de izquierdas, pues el fanatismo separatista les ha fusionado sus programas. De las pocas diferencias que encuentro es que los primeros no cuentan con el "humorista" Gabriel Rufián, que al parecer tiene mucha imaginación y originalidad en Twitter. Fuera de ahí, alguna menos. En total, son 4 escaños más que cuando fueron Junts per sí y han ganado cerca de 300.000 votos entre los dos, mientras que sólo Ciudadanos ha subido 400.000 aproximadamente.

Los comunistas de la CUP se han pegado el gran tortazo electoral del bloque independentista al perder la enorme subida de 2015 y quedarse en 4 escaños. Han perdido más de 140.000 votos, que muy probablemente han ido a engrosar tanto a JpC como ERC, lo que me da pie a pensar que realmente no captaban votos al 100% de antisistemas, sino sencillamente gente que optaba por una independencia real y confiaban en que sólo los grandes podrían conseguirla.

El PSC prácticamente no ha sufrido cambios. Uno de los que más bandazos ha dado en campaña (criticando a todos lados al tiempo que hablando de diálogo y unidad de España) ha aumentado un diputado. Ha ganado 80.000 votos, que posiblemente hayan sido pescados de En Comú Podem y del ala moderada de Esquerra. Iceta ha salvado los muebles, puesto que no sólo ha mantenido el tipo electoral sino que también ha evitado tener que ser decisivo. De hecho, dio a entender (una vez conocidos los resultados), que le hubiese gustado ayudar a una mayoría alternativa si no ganasen los independentistas. Es decir, reconoce a posteriori que mintió cuando respondió que no apoyaría a un gobierno presidido por Inés Arrimadas.

En Comú Podem ha perdido más de 40.000 votos y tres diputados. Su equidistancia absoluta, mucho mayor que la del PSC, ha convertido a la marca de Podemos en una fuerza poco relevante para cambiar la situación. A nivel municipal y sobre todo nacional, tiene mucha fuerza en Cataluña, de manera que tanto independentistas como no independentistas (de izquierdas) habrían votado a Iglesias o a Colau. Sin embargo, a nivel de la GenCat dejan muchas más dudas. 

Estas circunstancias, convierten más si cabe al voto de Ciudadanos en un voto transversal, es decir, que proviene de gente de muchas ideologías pero que confluyen en el deseo de una Cataluña española y una España unida. Que nadie se convierta en un extranjero en su propio país y tenga los mismos derechos que cualquier otro español en los territorios de las CCAA.

El gran derrotado, sin duda alguna, es el PPC de Xavier Albiol. El batacazo ha sido espectacular, pasando de 19 diputados en 2012 a 11 en 2015 y a tan sólo 3 en 2017. Han perdido nada menos que 165.000 votos, que muy probablemente han ido todos a Ciudadanos. En Cataluña, se habría castigado ayer al PP por dar una sensación de no ser capaz de aportar soluciones convincentes y por haber reaccionado tarde y de forma tibia al problema de convivencia territorial que han generado los independentistas. La aplicación del artículo 155 estaba justificada desde hace mucho tiempo, tratándose de una amenaza y vulneración grave al interés general y a las obligaciones constitucionales de la Comunidad Autónoma de Cataluña. Es un trasvase que podría ser extrapolable a nivel nacional, más allá de esta región. Pero es que hay algo más.

Inés Arrimadas, en unas elecciones que han obtenido récord de participación con un 82% ni más ni menos (cinco puntos más frente a 2015), ha sido identificada como la mejor alternativa al independentismo. Sus más de 400.000 votos ganados no sólo provienen del PP, sino que muchísimos otros han venido de gente que se estaba absteniendo. Por lo tanto, la activación del voto ha sido fundamentalmente para Ciudadanos. Se trata de personas que se están rebelando ante el desafío separatista que ahuyenta a las empresas y oculta con su demagogia importantes recortes en servicio sociales. Demagogias como aprobar leyes que vulneran el marco competencial para únicamente fomentar el enfrentamiento.

En resumen, podemos decir que realmente los cambios más importantes han venido desde dentro de los bloques. La fuerza entre los bloques independentistas y unionistas es prácticamente la misma que hace 2 años. Sin embargo, el protagonismo del segundo lo acapara de forma muy clara Ciudadanos, mientras que en el primero los dos grandes han hecho diluir la opción antisistema. Pero la única diferencia no es esa, sino que el impacto de levantar al ex votante de la silla ha sido mucho mayor a favor de Ciudadanos que ERC y JxC juntos. Así que deberían de tomar nota, al margen de preocuparse para gobernar en serio y enterrar cualquier amago de DUI que motivó de manera justa y constitucional la aplicación del artículo 155. Por su exclusiva culpa.

Con todo, lo que más hace rabiar a los independentistas es que Ciudadanos tenga más diputados que cualquiera de sus listas. Se nota en redes sociales. Esos de la "revolución de las sonrisas", que tanto han insultado e increpado a Arrimadas, su marido y compañeros del partido en plena calle, atacado a las sedes cuando no defendido tales acciones, acosado en Twitter... Ese es el odio y el fascismo que han extendido JxSí y la CUP. La expresión más mezquina del adoctrinamiento que manejan y propagan en las instituciones, muy bien alimentadas económicamente.

Mi enhorabuena a Inés Arrimadas, a todo su equipo y a mis compañeros/as que se desplazaron a Cataluña para ejercer de voluntarios apoderados.

sábado, 21 de octubre de 2017

Llegó la hora del artículo 155

Han pasado 20 días desde la celebración del referéndum ilegal en Cataluña y la actualidad no ha dejado de venir protagonizada por las secuelas del mismo. Lo primero de todo es que me parece absolutamente lamentable la manipulación de medios separatistas y pro Podemos para descreditar las manifestaciones a favor de la unidad de España y con la bandera oficial española. Medios como Público (horrendo panfleto) redujeron las manifestaciones españolistas de Barcelona, Madrid y otros lugares de España a lo siguiente: primero, a la participación de grupos reducidos de nostálgicos franquistas con banderas del águila imperial (anteriores a la dictadura) y algunos individuos de ideología nazi. Segundo, a manifestaciones organizadas por el PP y Ciudadanos, manchándolas de partidistas y encima atreviéndose a señalar que los partidos habían dejado el protagonismo a esos grupos. No, señores. Son ustedes los que lo hacen. La extrema derecha en España NO es un grave problema actualmente. No es mayoría ni mucho menos en esas manifestaciones, sino una inmensa minoría en una mayoría democrática y que se siente española. No tienen representación parlamentaria. No tienen ninguna organización terrorista implantada. Otra cosa distinta son los que pegan palizas. Esos sí que deben ser detenidos. Porque a mí tampoco me gustan las banderas comunistas en otras manifestaciones, pero me tengo que aguantar siempre que no tengan por intención agredir.

El 3 de octubre, compareció el Rey Felipe VI con un demoledor mensaje a todas las televisiones. Condenó enérgicamente la actitud antidemocrática de la Generalitat en los últimos meses y que había desembocado en semejante desafío al Estado y a los poderes del mismo. Sobre todo le acusó de deslealtad y de haber dividido a la sociedad catalana. Un discurso que aplaudieron muchísimos españoles y los partidos más votados en España y que marcó implícitamente la aceptación del camino del artículo 155. Porque esto claramente era una intentona de Golpe de Estado en toda regla. Menos, lógicamente, los separatistas y sus perritos falderos representados a nivel estatal: Unidos Podemos. Esto fue aprovechado  políticamente por Puigdemont en su declaración del día siguiente en la que no mencionaba nada de DUI, sino diálogo. ¿Se dialogó acaso con Tejero o Milans del Bosch en 1981? ¿O con el sedicioso y criminal Lluís Companys en 1934? El mismo este último que mató a muchos catalanes contrarios a sus ansias soberanistas. Ayer viernes, en los premios Princesa de Asturias ratificó la necesidad de recurrir a los procedimientos democráticos para frenar un "inaceptable intento de secesión".

No obstante, el President se esperó más de una semana para pronunciarse en el Parlament sin necesidad de ninguna votación. Se trataba de analizar los resultados de la parodia de referéndum del otro día y declarar la independencia de manera unilateral. Pero adoptó una declaración de lo más kafkiana, dado que inicialmente afirmó que Cataluña se había ganado el derecho a ser un Estado independiente y que declaraba la independencia. Sin embargo, segundos más tarde anunció que la mantenía en suspenso para iniciar un diálogo con el gobierno central sin aclarar qué extremos. La decepción de los ciudadanos indepes fue importante, pero más aún el de algunos de los socios como sobre todo los anti-sistema de la CUP. Puigdemont se atrevía a hablar ahora de diálogo, para intentar contrarrestar la respuesta del Gobierno al referéndum de aquél domingo.

Rajoy activó el artículo 155 de la CE a raíz de esa declaración en un documento plagado de imprecisiones gramaticales y ortográficas pero sólo para preguntarle al President que aclarase lo que había querido aprobar ese día. Cinco días más tarde, en el presente lunes, su respuesta fue parca y sin resolver nada. Se dió un nuevo plazo que acabó el jueves, pero esos días coincidieron con la detención y prisión provisional para los líderes de las organizaciones independentistas ANC y Omnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuxart por sedición, coacciones a fuerzas policiales, secuestro de secretaría judicial y arengar a las masas a todo lo anterior. Esto ha terminado por reventar a los independentistas, que se han lanzado a la calle con más manifestaciones. Al tiempo que los hipócritas de Podemos han vuelto a hablar de "presos políticos", la denominación que emplean cada vez que alguien con quien simpatizan es encarcelado con arreglo a la Ley. Como en el caso del violento Bódalo ó el amigo Alfon. Aquí las sentencias las adoptan los jueces. Los impresentables Jordis han creído que cometer delitos penales y subirse a un vehículo de la Guardia Civil secuestrado no les iba a reportar ningún problema. La jueza de la Audiencia Nacional los mandó a prisión ante el riesgo de "reiteración delictiva", cosa que no sucedió en el caso del mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero.

La entrada a prisión de los Jordis también enervó a Puigdemont, que en su respuesta terminó por amenazar con levantar la suspensión de la declaración de independencia. Esto, a su vez, ha terminado con la extrema paciencia del gobierno del PP que, alcanzando un acuerdo con PSOE y Ciudadanos, ha decidido adoptar la segunda fase del artículo 155. Este sábado se celebrará un Consejo de Ministros de carácter extraordinario en el que se abordarán las medidas a tomar. Algunas de ellas se rumorea que pueden afectar a los Mossos, en los que existe una fractura total y también incluso al canal de TV3. Pero la más importante es que muy posiblemente se disolverá el Parlament y se ordenará celebrar elecciones autonómicas en Cataluña. La fecha podría ser en Enero de 2018. ¿Qué puede pasar? A mi parecer, no tengo tan claro que el independentismo haya subido como se está vendiendo. En aquél referéndum y teniendo en cuenta el amaño de votos, apenas se superaron los 2 millones de votos del sí. Aproximadamente los mismos que las fuerzas soberanistas alcanzaron en las últimas elecciones. No se sabe qué efecto tendrían estos acontecimientos, pero aquellos que no quieren la independencia es lógico que acudirán a las urnas.

La gestión de Ciudadanos en este conflicto ha sido impecable. Fue el partido parlamentario que con más insistencia apoyó aplicar el artículo 155 de la CE, con memorables intervenciones de Inés Arrimadas, Albert Rivera y especialmente Toni Cantó. Fue el encargado de defender una moción contra el adoctrinamiento en las aulas catalanas, y es que es otro de los espectáculos a los que hemos asistido en las últimas semanas. Actividades de carácter obligatorio en los colegios relacionados con el independentismo e incluso libros que mencionan a Cataluña como Estado o país y sitúan a España como un enemigo. Este es el odio que la GenCat introduce en Educación, con ERC como principal aliado en ello. Pues bien, que votasen en contra de la moción todos los separatistas y Podemos era lo esperado. Que el PSOE también lo hiciera dolía pero también somos conscientes de sus múltiples contradicciones. Pero ya que se abstuviera el PP... terminó por retratar a este partido en sus tremendos complejos ante el desafío separatista, más allá de su timidez y miedo a aplicar la Constitución Española con el mencionado artículo 155.

lunes, 2 de octubre de 2017

El esperpento del referéndum en Cataluña

En el día de ayer, 1 de octubre, se realizó finalmente el referéndum ilegal por el que el gobierno de la Generalitat de Cataluña y sus partidos afines (PDeCat, ERC y CUP) lo planteaban como plebiscito para legitimar una eventual declaración unilateral de independencia (DUI) que podría tener lugar en los próximos días. Todo cuando aconteció ayer fue esperpéntico.

En primer lugar, es absolutamente ridículo que el presidente Rajoy se haya atrevido a sentenciar en declaraciones públicas que no ha existido el tal referéndum. Únicamente se han cerrado algunos colegios y custodiado algunas urnas, pero en la inmensa mayoría se ha podido votar y especialmente ciertas personalidades como Artur Mas, Puigdemont, Forcadell, Junqueras, Ana Gabriel y los futbolistas Piqué y Xavi. Sólo de este último se podría sospechar un voto negativo. En cualquier caso, ninguno de los politicastros implicados en esta ilegalidad ha sido detenido. Y mi pregunta es: ¿Por qué?

En segundo lugar, y no menos importante, la imagen internacional que se ha proyectado de esto ha sido la violencia cometida por la Policía Nacional contra los votantes. Evidentemente, no ha sucedido en todos los colegios, pero se han difundido vídeos con cargas policiales. Las fotografías hay que ponerlas en cuarentena, ya que se han utilizado foto montajes o incluso "actualizando" imágenes que corresponden a 2012 ó 2014.

En cuanto al desarrollo del proceso, ha sido ridículo. Se han producido casos en que una misma persona votaba en varios colegios, dado que no existía ningún censo controlado. Es más, hasta gente no censada en Cataluña ha votado como el caso de dos periodistas madrileños con DNI falsificado. Pero lo más hilarante ha sido descubrir que existían urnas precintadas llenas de votos.

Con todo, estas irregularidades han devenido en un resultado parecido al de hace 3 años. Poco más de 2 millones de votos favorables al sí que suponen un 90% de los emitidos con una participación del 42%. Es decir, es totalmente falso el mantra de que el independentismo haya aumentado en Cataluña. Se ha mantenido, al mismo nivel que el voto a los partidos separatistas. Es más, ha sucedido al contrario: se han triplicado las ventas de banderas españolas. Para Puigdemont y sus secuaces, les parecen suficientes cifras y "legalidad" procedimental como para proceder a la secesión.

En Twitter, mi mujer y yo fuimos insultados duramente por un trollazo (femenino) por defender que el referéndum se realizase en toda España. Es absurdo comparar esto con un divorcio o con el Brexit. La soberanía reside en los ESTADOS y las leyes de UK no rigen en España y viceversa. Las implicaciones que supone que una porción del Estado se separe importan e interesan a TODO el conjunto del país, sometido al mismo Derecho. Pero esto no es capaz de entenderlo un troll.

¿Qué hay que hacer y qué va a pasar ahora? Es urgente la aplicación del artículo 155 para que se convoquen elecciones, pero también proceder a la detención y procesamiento de los golpistas si finalmente declaran la independencia unilateral. Sin más contemplaciones. Sin cobardías. Al igual que en 1934 con Companys. Posteriormente, una vez que se constituya el nuevo Parlament, iniciar una negociación para un nuevo modelo de financiación de las CCAA. No sólo para Cataluña. Se trata de ser más eficientes y perder menos dinero. Sólo así podremos ir saliendo de la crisis y protegiendo al Estado Autonómico y a la unidad de España. 

viernes, 22 de septiembre de 2017

El separatismo se enfurece y los partidos se retratan

El pulso independentista ha sufrido la detención de varios altos cargos de la Generalitat y varios empresarios por tenencia y manejo de documentación relacionada con el referéndum ilegal que hay previsto para el próximo domingo 1 de octubre en Cataluña. En declaraciones públicas, Rajoy ha insinuado que si no cesan en su empeño se podrán enfrentar a males mayores. Es lo menos que deseábamos del Gobierno, puesto que se trata de aplicar la Ley. Sin embargo, los separatistas ni mucho menos se sienten vencidos y llevan organizando manifestaciones espontáneas en las que han destrozado vehículos de la Guardia Civil e incluso han escracheado a varios miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Y sin olvidarse de los políticos no independentistas, con pintadas y amenazas en el local de comida para llevar de los padres de Albert Rivera. Verdaderamente dantesco.

Los partidos de la izquierda se han retratado. Tanto Podemos como el PSOE no han votado a favor de una PNL por la que Ciudadanos apoyaba al Gobierno y a las instituciones estatales en todo lo relativo a la estabilidad institucional en este tema. Pero es que además, Pablo Iglesias y sus compañeros han realizado duras declaraciones contra las detenciones producidas con arreglo a la Ley y apoyando la causa separatista de celebrar el referéndum, sin ningún tipo de crítica hacia esta última. Es más, se permite la desfachatez de calificar como "presos políticos" los detenidos, que ya han sido liberados con cargos.

La locura separatista ha llevado a situaciones tales como institutos enviando a los padres de alumnos autorizaciones para participar en manifestaciones de defensa de los imaginarios "países catalanes" y la independencia. Sí, sí, con menores de edad. Adoctrinando, que es gerundio. También, cerca de 300 personas que dicen ser miembros de la Iglesia expresaron su rebelión (con la Iglesia hemos topado). Por si esto fuera poco, han llegado a rajar de Serrat en redes sociales porque no confía en el referéndum y lo considera opaco e inútil.

¿Qué implicaciones de apoyo político y electoral pueden tener estos comportamientos y reacciones? Bajo mi punto de vista, el más beneficiado ha sido el PP y el Gobierno, que habrían podido ser vistos como eficaces y garantes de la Ley y la unidad nacional. Por el contrario, Podemos saldría muy dañado por su compadreo indirecto con el separatismo, no porque defienda celebrar el referéndum, sino también porque defiende saltarse las leyes y sus apoyos se concentran exclusivamente en los independentistas. Y no olvidemos que Podemos se trata de un partido de ámbito estatal y que NO resulta el más votado fuera de las CCAA con fuerte nacionalismo periférico. Por otra parte, la equidistancia del PSOE y su carácter tibio también le ha restado visión como un partido que garantiza la unidad de España. Ciudadanos ha estado muy bien, siendo duro con quien hay que ser y apoyar a las instituciones.

¿Cómo solucionar esto? De Guindos sabe perfectamente que el problema está en la financiación. Y eso debe de abrir la negociación antes del 1 de octubre. Debería. Juan Ramón Rallo también opina que es necesario revisar el sistema de financiación y fiscal tanto de España como de Cataluña. No se trata de quitar competencias a nadie, sino de proteger el Estado Autonómico. Sentarse y valorar si de verdad nuestro sistema fiscal va bien o estamos perdiendo mucho dinero. Seguro que existe una forma de calmar esta tensión creciente de carácter político-territorial. Algo que debió de haberse hecho hace 5 años, pero nunca es tarde.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Una pedrada más a la democracia por parte del separatismo

El jueves de esta semana, el Parlament aprobó la Ley por la que se regula el referéndum del próximo 1 de octubre. Atrás quedó la famosa "consulta" de 9 de noviembre de 2017. El siguiente capítulo del desafío soberanista recrudece las tensiones políticas. PP, PSC y C's abandonaron el pleno en el momento en que se votaba la Ley, mientras que se quedaba En Común (marca blanca de Podemos) con alguna excepción. Con la abstención de estos y los votos afirmativos de JxSí y CUP (muy lejanos ideológicamente más allá del separatismo), se confirma una nueva amenaza golpista. Y más cercana si tenemos en cuenta que hay por ahí un proyecto de constitución de la "república catalana" que copia de forma descarada algunos artículos de la CE de 1978. 

En este escenario, la violencia contra la oposición se ha expresado de forma terrible en las redes. Por ejemplo, con un post en Facebook deseando que violaran en grupo a Inés Arrimadas o en Instagram con un montaje amenazando de muerte a Xavier Albiol. Es cierto que son casos aislados, pero  de cualquier manera indicativos del nivel de crispación al que está llegando esta polémica nacional. 

Inés había propuesto una moción de censura contra Puigdemont con la intención de convocar nuevas elecciones, pero lamentablemente PP y PSC han declinado apoyarla. Por supuesto que no se obtendría mayoría, pero se conoce de sobra que las mociones de censura se presentan más bien con la intención de desgastar al presidente vigente. Verdaderamente bochornosas han sido las declaraciones de algunos socialistas, que de la manera más lamentable han acusado a Arrimadas de "sumarse al circo". Con esta oposición desunida, ¿cómo se puede uno plantear derribar al separatismo? Al menos, si se pudo arrancar aplausos unánimes en la oposición con motivo de la intervención del diputado de En Común Joan Coscubiela. Y es que cuando alguien de Podemos asevera algo sustentado con argumentos y que compartimos todos los que rechazamos al separatismo, siempre será digno de aplaudir.

Siguiendo con los socialistas, Pedro Sánchez también ha estado en boca de muchos debido a sus declaraciones referentes a las "naciones" de España. Para intentar arreglar su desliz, ha matizado que "todas las naciones son España". Debería recordar que la CE de 1978 establece el término nacionalidad, al que no se le ha dado contenido más allá de su mera introducción en el texto. No se puede recurrir al bienquedismo, sino adoptar una postura clara y sin confusiones. Querer contentar al sector separatista para luego recular es síntoma de ser un político que no tiene las ideas claras.

Pero tenemos más sobre bienquedismo. Se dice que Ada Colau ha expresado su negativa a ceder mesas por parte del Ayuntamiento de Barcelona para que se celebre el referéndum ilegal, pero no nos confundamos. Realmente lo hace a la espera de que se "garantice" el adecuado ejercicio del derecho al voto y la protección de las instituciones. En definitiva, un doble intento de quedar bien tanto con los unionistas como con los separatistas. De forma tajante, han rechazado colaborar en esta fiesta independentista unos pocos Alcaldes valientes, como es el caso de Lérida (Lleida).

Al margen de las declaraciones "firmes" de Rajoy, el gobierno ha hecho lo que habitualmente ha solido hacer hasta ahora que es llevar el caso al Tribunal Constitucional. Pero nada más. Aunque en esta ocasión sí "promete" Rajoy que el referéndum ilegal NO se va a realizar. Ya veremos. En un lado más a la derecha, el presidente de VOX Abascal insiste en la aplicación del artículo 155. Muchos no lo terminamos de ver aún para no crear más mártires de la cuenta, pero el caso es que esta formación parece últimamente MUY activa en redes sociales últimamente. Tanto por el tema del terrorismo yihadista y la islamización como el tema catalán, hallándose en un segundo plano la denominada "ideología de género".

¿Qué va a ocurrir? En mi opinión, creo que el referéndum ilegal sí se realizará, pero dudo muchísimo que tenga trascendencia real. En el momento en que se vayan a firmar papeles tales como constituir una Hacienda propia o ejercer competencias que no son autonómicas, es muy posible que más de uno se abstenga de hacerlo. Porque ese sí sería el momento de procesar penalmente a los delincuentes. No ahora, que tan sólo resultaría en convertirlos en mártires.