viernes, 18 de enero de 2019

Adiós al Aeropuerto de San Javier

El lunes apagó sus paneles. El aeropuerto internacional de San Javier-Murcia cierra al uso civil para turistas y permanecerá funcionado exclusivamente para el militar. Un aeropuerto que ha sido premiado varias veces y que ha ido incrementando su volumen de viajeros durante los últimos años. Más de 50 años funcionando y beneficiando el turismo del Mar Menor, a pesar de que en los últimos años éste haya perdido gran parte de su brillo por culpa de la contaminación. Pero todas las palabras de los políticos y muy especialmente de los del PP de la Región de Murcia han sonado a hueco.

La historia de Corvera, que se inauguró este martes, es absolutamente bochornosa. Su inicio data de finales de la década de los ochenta cuando el presidente Carlos Collado (PSOE) ya promovía la necesidad de construir otro aeropuerto. Ya con Valcárcel en el Gobierno (PP) se compraron los terrenos en el año 2000. El aeropuerto terminó de construirse en cuatro años desde 2008 a 2012 y desde entonces los murcianos nos estamos estado endeudando para pagar los costes de mantenimiento. En total ha generado más de 30 millones de euros en costes durante el tiempo que ha estado cerrado.

Se generan muchas dudas respecto a la rentabilidad del nuevo aeropuerto cuando el de San Javier (como se ha podido leer) ha demostrado desde siempre ser muy eficiente y atraer a muchos viajeros y turistas. Algunos entienden que desplazar el aeropuerto internacional de Murcia evita potenciar el sur de Alicante (porque en el arriba en el Altet ya tienen otro) y beneficia al... ¿turismo de interior? Esto última correlación no termina de verse tan clara. Pero para la zona de las playas del Mar Menor el efecto es absolutamente dañino. No hubiera costado ni mucho menos tanto dinero como el gastado el haber renovado el de San Javier. Haber apostado por el mismo, dado que además ha demostrado ser un ejemplo.

El despropósito no cesa de indignar a los ciudadanos cuando miran la prensa y descubren hoy que las expropiaciones que fueron necesarias para construir Corvera fueron financiadas en parte con fondos del soterramiento del AVE. Ese AVE que el PP prometió que iba a llegar en 2015. Y ahí estamos con unas obras mal planificadas y que molestan a los vecinos que quieren entrar y salir de sus viviendas. Y, por supuesto, sin garantizar que el 100% del trazado sea soterrado. También existe una demanda judicial contra la concesionaria AENA por las condiciones de traslado de los trabajadores y por último algunas tiendas que han tenido que cerrar por culpa de unos alquileres más caros en Corvera. En definitiva, al PP sólo le ha importado la pomposidad de la inauguración y la anotación del tanto a cuatro meses de una cita electoral.

Respeto las posiciones y comentarios de quienes alabaron el aeropuerto de Corvera, ya que sobre el papel las instalaciones dan la impresión de ser modernas (aunque llevasen 7 años paradas). Sin embargo, desde mi punto de vista, poco o nada hay que celebrar para el Mar Menor y este tipo de movimientos a la postre dan la razón a los que protestan por el centralismo de Murcia. Ya lo próximo que está sonando es hacerle la competencia a IFEPA (Torre Pacheco) con el Recinto Ferial de Corvera.

Creo que en las próximas elecciones del 26 de mayo, los ciudadanos marmenorenses debemos de expresar en las urnas que no estamos en absoluto de acuerdo con el cierre del Aeropuerto Internacional de San Javier. Y el Partido Popular, que ha gobernado todos los años de la adquisición de terrenos, expropiaciones y construcción de Corvera, tiene la responsabilidad de lo sucedido. Especial risa floja me entra cuando escucho al Alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, quejarse hace unos años de que se fuese a cerrar un aeropuerto y construir otro a escasos kilómetros y recordarlo ahora mencionado expresamente al PSOE. Ni él ni nadie del Gobierno Regional estuvo presente en la jornada de cierre de este lunes. Por lo menos, no se presentó el mencionado Alcalde en la inauguración de Corvera.

jueves, 10 de enero de 2019

Habemus pacto en Andalucía

Ayer, el PP y Ciudadanos hicieron público el acuerdo definitivo para la constitución de un gobierno alternativo en Andalucía después de 40 años de socialismo que degeneró en paro, corrupción y pobreza galopantes. De forma paralela, el PP ha acordado algunos aspectos con Vox, dado que Juan Marín y el partido C's, con muy buen criterio, se negaron tanto a negociar con los populistas de derechas como a permitir que formasen parte del Gobierno autonómico en alguna Consejería. Y es que, que nadie se lleve a engaño. El partido naranja está tan lejos de Podemos como de Vox, puesto que representan las dos caras extremas del populismo. Aquí pueden consultarse las medidas pactadas entre PP y Ciudadanos y aquí las que han pactado exclusivamente PP y Vox.

Durante estas semanas, los conservadores amigos de Le Pen y la ultraderecha europea, se han dedicado a amenazar y torpedear el cambio en Andalucía exigiendo la aplicación de sus polémicas cuando no absurdas medidas. Eliminar subvenciones y ayudas a asociaciones feministas sin ánimo de lucro y a la igualdad de género, cambiar la fiesta de Andalucía al 2 de enero por la toma de Granada (Reconquista de Al Ándalus), expulsar a los 52.000 inmigrantes ilegales que (dicen ellos, sin fuentes ni nada) existen en Andalucía y otra serie de disparates. Y todo eso con 12 escaños, aunque parece que se creen con mayoría absoluta por sí mismos.

La prensa "progre" como El Diario, Público y sobre todo El Plural, se han dedicado a dar por hecho un acuerdo a tres bandas para gobernar por igual desde el primer momento. Cuando eso es falso por completo, dado que Ciudadanos rechazaba pactar con Vox más allá de procurar que estuviesen en la mesa del Parlamento Andaluz (por simple normalidad democrática) y además ninguna Consejería estará en manos conservadoras. Desde el minuto cero, han ansiado la foto y han polarizado tanto la situación que han pretendido vender que iba a gobernar la extrema derecha. Vamos a ver, para estos "opinadores", aún sin la existencia de Vox seguirán con el mismo discurso de radicalización.

Ahora parece que Susana Díaz es buena, que no pretendió hundir al actual Presidente del Gobierno, que no es de derechas, que no hizo tan mal Juan Marín al pactar con el partido de los ERE... Pues no. Al PSOE-A se le dió una oportunidad y la ha pisoteado durante cuatro años. Y ahora es cuando reclaman que gobierne la lista más votada cuando todavía queda caliente la Moción de Censura que desalojó a Rajoy y permitió el desembarco del PSOE. Además, parece que no pasa nada por sumar votos para gobernar con los populistas de Podemos, todos los independentistas (incluidos los golpistas) y hasta los amigos de los etarras. Pero el problema es que sea con los votos de Vox, aunque se hayan marcado distancias desde el primer minuto

Lo que ha quedado completamente claro es que PSOE y sobre todo Podemos van a aprovechar la irrupción de Vox para martillear con "el tripartito" y meter en un mismo saco a los tres partidos que van a investir a Juan Moreno como Presidente de la Junta de Andalucía. Por si no hubiesen etiquetado hasta la saciedad a PP y sobre todo a Ciudadanos (quien más votos le disputa) como de extrema derecha. Es lo único que les queda para tratar de recuperar el voto perdido y enviado a la abstención. Y, ¿a quién nos recuerda esta estrategia? Pues al Partido Popular de Mariano Rajoy que gracias a la repetición de elecciones favorecida por Podemos pudo recuperarse. "O nosotros o la extrema izquierda" fue su lema de campaña. Además, se avecina un 8 de marzo en el que Podemos (y en la persona de Irene Montero) tratará de autoasignarse en exclusiva la defensa del feminismo.

Frente a ese tipo de tonterías enormes, Ciudadanos se presenta como el auténtico centro en un escenario en el que parecen estabilizados cinco partidos. Andalucía debe marcar el camino y mientras que el PP comienza a voxizarse y el PSOE sigue podemizándose, más espacio habrá para que Ciudadanos capte el voto del ciudadano moderado.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Elecciones andaluzas 2018: la derrota que merecía el Socialismo

Celebradas ayer las elecciones anticipadas en la Comunidad Autónoma de Andalucía de 2018, han arrojado un sorprendente resultado en el que el PSOE, pese ha haber ganado como casi siempre lo ha hecho, ha pasado de 47 a 33 diputados. Ello no se ha traducido en un aumento de la fuerza electoral de Podemos e Izquierda Unida, presentados en la coalición Adelante Andalucía, sino en una espectacular entrada de VOX con nada menos que 12 diputados. De la nada más absoluta, este partido conservador ha experimentado una subida más fuerte que la de Ciudadanos en 2015. El equipo de Juan Marín ha pasado de 9 a 21, lo que son unos resultados magníficos y sólo 5 por debajo del PP de Juanma Moreno que queda con 26. La coalición de Podemos se queda con 17, lo que supone 3 menos que por separado hace casi 4 años.

Es la gran oportunidad para echar de una vez por todas al Susanismo y, sobre todo, a ese socialismo rancio que ha dominado Andalucía desde que falleció Franco y la ha sumido en el paro, pobreza y corrupción. Lo que resulta gracioso, en este escenario en el que hay cinco partidos con significativa representación, es la autocrítica cero por parte de la izquierda, que en sus intervenciones llamó al miedo por la "extrema derecha", repitiendo esa expresión constantemente. Al parecer, el hecho de que el gobierno Sánchez pactase con la extrema izquierda de Podemos y todos los separatistas (entre los que se encuentran golpistas y xenófobos de extrema derecha) es de lo más democrático porque había que echar a Rajoy y silenciar a Ciudadanos. Incluso contar con el residuo etarra de Bildu.

Especialmente curiosa ha sido la reacción de Iglesias y su grupo, prácticamente llamando a la insurrección en las calles tras los resultados democráticos y haciendo mención expresa a una serie de colectivos que sufren discriminación pero que son aprovechados e instrumentalizados de manera vergonzosa por Podemos. La extrema izquierda a la que ellos representan no permite bajo ningún concepto que otros partidos como Ciudadanos representen y defiendan a mujeres y personas LGBT. No hay más que ver las manifestaciones en las que increpan e insultan a mujeres diputadas y concejales del partido naranja. Y luego se atreven de hablar de fascismo y de dar lecciones de democracia y tolerancia.

No se enteran de la película. Valdría la pena analizar por qué ha subido tanto VOX y seguramente ha pescado votos de la izquierda. En gran parte, ha sido debido a que ha utilizado una estrategia similar a la Podemos y es captar el voto del hartazgo. Pero es que, además, la propia izquierda los ha alimentado hablando constantemente de ellos, con la intención y creencia de que así iban a dividir al PP y Ciudadanos. Y nunca se han parado a pensar que en su caladero de votos podrían encontrarse ellos. Que eventos como la manifestación comunista contra VOX en Murcia sólo servían para multiplicar votos para la formación de Abascal. Igual que las críticas y ataques contra Podemos fueron tan sumamente infantiles que sólo le hicieron explotar en 2015. Antes de que la demagogia de estos cayera por su propio peso al año siguiente y en el presente 2018.

Desde un punto de vista nacional, el hecho de que se produjese una moción de censura y se constituyese un gobierno sostenido por Podemos e independentistas, así como el reemplazo de Rajoy por Pablo Casado, son los dos factores que muy probablemente han favorecido que Abascal y su partido encontrasen los resortes adecuados no ya para Andalucía sino para toda España.



A partir de ahora, ¿qué va a pasar? Bajo mi punto de vista, Ciudadanos no debe en ningún caso consentir que continué el PSOE de los ERE. Para empezar, las cifras no dan. Sólo sería posible con una abstención en las filas de Adelante Andalucía, pero esta gente nunca votará sí a un pacto de gobierno que implique a cualquiera de C's, PP ó VOX. Pero en lugar de ese continuismo incomprensible, lo que hay que hacer es propiciar un cambio. Sin embargo, hay varias fórmulas y no todas pasan por un pacto de tres PP-C's-VOX.

Juan Marín y Albert Rivera anunciaron ayer que Ciudadanos se postularía como candidato a gobernar Andalucía. Es una estrategia muy buena, dado que relega la presión a los otros partidos y especialmente a los del pánico a la "extrema derecha". También evita que Ciudadanos se encasille como llave de gobierno y pueda quemarse por un pacto con PP y VOX y qué decir con los socialistas y Podemos. Además, el partida naranja gobernaría una Comunidad Autónoma por primera vez y de alta relevancia en España, pudiendo aprovechar esa posición para aumentar su credibilidad ya en ascenso de cara a las siguientes elecciones del 26 de mayo de 2019. Creo que es nuestro momento y hay que ser valientes. Y que PSOE y Podemos (incluso el PP) decidan: o Ciudadanos o VOX.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

La censura neocomunista y totalitaria de las redes sociales

Desde hace algún tiempo y especialmente en las últimas semanas, se ha incrementado el número de cuentas suspendidas, bloqueadas e incluso eliminadas de las redes sociales (Facebook y Twitter). Sin embargo, no nos vayamos a pensar que son de todas las familias. Todas tienen algo en común y es que o bien son cuentas liberales o bien de derechas y molestan a Podemos, a la extrema izquierda y en definitiva a los censores de lo que entienden "políticamente incorrecto". Todo ello se orquesta a través de una organización sincrónica apabullante y con la excusa de que "incita al odio". Pues no, realmente los que incitan al odio son esas manadas de trolls con demasiado tiempo libre.

Se sospecha y mucho de la red social Telegram como caverna desde la cual estos totalitarios reciben las órdenes de reportar en masa a una cuenta determinada. Es más, incluso se apunta el nombre del portavoz de Facua Rubén Sánchez como el administrador e instigador de muchos de esos grupos. Al parecer, tanto Twitter como Facebook tienen unos algoritmos por los que se castigan a las cuentas cuando acumulan un montón de denuncias en poco tiempo. Y todo ello sin revisar nada, sin entrar a valor ni el contexto ni cualquier detalle. Mintiendo descaradamente cuando responden a denuncias que tú solitariamente has enviado.

¿Cuáles son las damnificadas? A Willy Tolerdo (Facebook) se la han bloqueado varias veces. De momento sigue activa. Pero la más numerosa de todas Anti-Podemos (FB) llegó a ser eliminada, luego volvió a aparecer y los administradores no escriben desde agosto. Posiblemente hayan sido bloqueados. También fue eliminada Hasta los cojones de Podemos (FB), luego abrirían otra cuenta y esa nueva fue rebautizada con el nombre anterior. En Twitter recuerdo la eliminación de Verdades que ofenden, de Pepelu Saliquet, que terminó abriendo otra con su nombre y con el candado para evitar a los trolls.

Los casos más recientes son Alvise Pérez y El Libre pensador, eliminado y suspendido respectivamente en Facebook y una masacre en Twitter: Absolutexe, LosantosPosts, Caso Aislado, Godivaciones y Pío Moa. Especialmente particular es el caso del primero, que lo último que hizo fue difundir una información sobre los trapicheos y chanchullos de la financiación y subvenciones de Facua. ¿Alguna duda del sospechoso que he mencionado? El amigo de los mismos que propagaron el bulo de financiación ilegal de Ciudadanos y la verdad sobre lo suyo les molesta. Pero luego tienen la cara muy dura de publicar comunicados de este tipo. El caso de Godivaciones se refiere específicamente a las críticas al "nuevo feminismo", que parece que no admite que se le tosa al publicar un inocente tweet en el que señalaba que no iba a hacer huelga. Pues bien, cuenta suspendida. También lo fueron y durante siete días la cuenta del periodista Hermann Tertsch y  durante un mes la de Toño Córcoles Vázquez, camionero y camarero conocido por subir videos "políticamente incorrectos". En su momento también le pasó a la periodista Cristina Seguí y al concejal del PP de Madrid Percival Manglano y otros anónimos pero grandes cuentas como El aguijón, Dexamina ó Bella indómita.

¿Cómo se puede bloquear o castigar una cuenta y que sea efectivo? Denunciar por spam o por ser "poco respetuoso u ofensivo" no sirve para nada. Las categorías clave son suplantar a una tercera persona ya sea física o jurídica (como cuentas fakes de Ciudadanos administradas por separatistas), difundir información privada de alguien (como también señalan algunos al más puro estilo nazi) y muy especialmente el acoso selectivo (o amenazas de daño físico) y la incitación al odio. Del acoso, podemos marcar los tweets más brutos en los que responda a una ó varias personas con un máximo de cinco. También se puede especificar si acosa a un tercero o a tí, pero este último casi nunca me ha funcionado. La última categoría es la más fuerte y se acrecienta si afecta a una categoría protegida. Y mucha atención aquí, porque es donde básicamente han caído muchos: raza, religión, género, orientación sexual y discapacidad.

Se reportan tweets simplemente por opinar o incluso sólo referenciar datos que afecten a delitos cometidos por inmigrantes. En ninguno de esos casos se insta a la violencia o amenazas contra ellos, pero se nota que lo considerado políticamente incorrecto duele. También se han suspendido cuentas por usar las palabras "subnormal" y "maricón", incluso escritas hace un montón de tiempo y por incitación al odio relativa a categoría protegida de discapacidad y orientación sexual. Del mismo modo, el simple hecho de escribir "morirse", "matar" o "morir", ha servido hasta para bloquear perfiles privados de Facebook por "contemplar las autolesiones o el suicidio", otra modalidad de reporte existente también en Twitter. También los tiempos verbales "mato" y "mataré" se han tratado como amenazas sin entrar a valorar el contexto. Pues bien, tampoco estaría mal que denunciáramos los tweets de estos ciberactivistas en los que usen esas palabras. Y lo que es más, denunciar todos aquellos en los que ofenden los sentimientos religiosos de manera flagrante y expresan su odio furibundo a España. Porque también entran dentro de las categorías protegidas. Pero claro, se ha dado el caso de que cierren y eliminen para siempre cuentas como Soy Naranjito respondan llamando "paleto" a alguien que previamente ya le había llamado paleto. ¿Qué demonios está pasando? Es la dictadura de las redes sociales, que no es sino de extrema izquierda.

Así que por nuestra parte creo que no hay que rendirse. No sólo buscar algunos espacios alternativos, sino también responderles con sus mismas artes. Denunciar a todas las cuentas cuyos tweets encajen en esas categorías mencionadas y que poco a poco vayan probando de su propia medicina. Y no son pocas las cuentas de ellos que incitan al odio y tratan de destruir la libertad de expresión que ellos mismos defienden y amparan para lo que no les tosa. Pues bien, imaginen qué pasaría si su brazo político Podemos terminase gobernando España. A mí me daría miedo. Porque sus acólitos ya lo dan.

viernes, 9 de noviembre de 2018

La hipocresía y demagogia sobre el impuesto de las hipotecas

El pasado martes 6 de esta misma semana, una noticia (tal vez esperada) sacudía los cimientos de la indignación en las redes sociales. El Tribunal Supremo, por una ajustada votación de 15 frente a 13 de sus magistrados, ha estimado revocar la sentencia establecida por una de sus salas que entendía que el sujeto pasivo del impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en la firma de las hipotecas debía de ser la entidad financiera. Esta polémica sentencia confirma que el obligado al pago es el cliente, como en realidad casi siempre ha sido desde que en 1993 entró en vigor mediante Real Decreto Legislativo aprobado por el Gobierno de Felipe González (PSOE).

La mayor indignación ha explotado en los círculos de la extrema izquierda populista (Podemos y sus marcas blancas) y en los independentistas. Unos, llaman a la guerra contra la Justicia y los bancos y montan una manifestación en la calle. Otros, aprovechan el tema para su pantomima separatista. 

Respecto a los primeros, hay que recordar que en Aragón (porque este impuesto se halla cedido a las Comunidades Autónomas) PSOE y Podemos, a iniciativa de este último, acordaron incrementar el impuesto hasta un 50%. Son los mismos partidos que defienden el mantenimiento del Impuesto de Sucesiones, otro importante robo a la clase media. Y es que a ellos realmente no les importa un pito los hipotecados.

Respecto a los segundos, como Gabriel Rufián, hasta tienen el suficiente rostro de cemento como para aseverar que los "bancos están por encima de la Ley". No, chato. No pueden estar por encima de la Ley cuando ésta dice lo mismo desde hace 25 años. Pero siempre tendrás a tu manada que retuiteará tus mentiras y comparaciones absurdas.

Y ahora es cuando el PSOE, el mismo partido que estableció este impuesto hace 25 años y por el que nadie se ha quejado (de ninguna ideología), decide reaccionar en caliente y contaminado por los impulsos populistas de sus siniestros socios. Al igual que sucede con el SMI. Ahora es cuando Sánchez se erige como salvador del pueblo al anunciar un Real Decreto-Ley para modificar el impuesto y obligar a los bancos a pagar ese impuesto. Así de listo es nuestro presidente por accidente, en lugar de eliminarlo sin más y que no lo pague nadie. Porque convirtiendo a las entidades financieras en sujetos pasivos de ese impuesto lo único que van a conseguir es que se incrementen las comisiones bancarias que... pagaremos nosotros, como clientes. Pero es lo que tiene que la izquierda española demuestre no tener ni pajolera idea de economía, sólo de aplicar discursos cuñadiles y vacíos de contenido.

Otra "polémica" judicial que ha salido esta semana pero sin la misma repercusión es la relativa a la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre Arnaldo Otegi, que estima que "no tuvo un juicio justo". Nuevamente, ha sido utilizado por Podemos y separatistas para atacar a las instituciones del Estado. En lo que no se atreven a mencionar es que la causa no se fundamenta en la propia sentencia, ni en el funcionamiento democrático de la Justicia ni en la culpabilidad del condenado. Se trata de una recusación de la presidenta del tribunal que no fue estimada. El TEDH entendió que, tras no contestar a una pregunta relativa a si condenaba al terrorismo etarra, responder que "ya sabía yo que no iba a responder" era SUFICIENTE para recusar a la jueza. Juzguen ustedes mismos.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Ni en Alsasua ni en el resto de España nos vais a callar

El pasado domingo 4 de noviembre, la plataforma España Ciudadana celebró un acto en Alsasua (Navarra). La misma localidad en la que dos Guardias Civiles y sus respectivas parejas recibieron una paliza en un bar por parte de una manada proetarra. Y en la misma provincia en la que han suprimido las competencias de tráfico a la GC en beneficio de la Policía Foral, gobernada por Bildu-Podemos. La plataforma entendió que era un lugar adecuado por esos motivos, porque no hay que pedir permiso a ningún separatista ni proetarra para participar.

Pues bien, la merma de siempre ha etiquetado este pacífico acto como "provocador" y de "incitación a la violencia". Pero lo más sorprendente (o no debería) ha sido la actitud del PSOE de ponerse de lado de los detractores. Un escenario al que acudieron tanto centenares de españoles navarros como de batasunos que pretendieron reventar el acto insultando, amenazando e incluso tirando piedras. Entre ellos se encontraba el etarra Josu Zabarte, conocido como el carnicero de Mondragón y que fue responsable de la muerte de 17 personas. En una entrevista, tuvo el valor de declarar que el no había matado a nadie sino "ejecutado". Pues bien, ese era el personajazo al que indirectamente protegían podemitas, separatistas... y el partido del gobierno de España. Y lo que es más, en su RTVE han aprovechado para redireccionar la atención en las protestas de los batasunos. Sí, como leen. Ese es el nuevo ente público de Rosa Mateo.

Nunca, en ningún contexto, la víctima puede ser culpable de una agresión sino quien la comete. ¿Se diría lo mismo en casos de violencia machista, homófoba o racista? 

Circunstancias y reacciones tan bochornosas como las del pasado fin de semana justifican no ya la convocatoria, sino la llamada al sentido común. Los que amenazan con destruir la convivencia social, si es que no lo han conseguido ya, son los que apoyan directa o indirectamente concentraciones para coartar la libertad de expresión y de reunión pacífica, los que acosan en las redes sociales y organizan movimientos para denunciar y cerrar sin motivo cuentas que opinan de forma contraria, los que señalan al disidente como hacen ciertos círculos independentistas y los que en definitiva orquestan cazas de brujas autojustificándose en una superioridad moral que tan sólo evidencia su bajeza humana.

Respecto a la polémica de Dani Mateo y la bandera de España, personalmente no me hizo ninguna gracia su gag. Sin embargo, creo que el asunto se ha ido de madre y se corre el peligro de convertirlo en un mártir. Asegura su pareja que ha recibido algunas amenazas. Insisto, no me gusta nada el estilo de humor de Dani Mateo, pero las críticas no deberían ir más allá. No le demos más munición a los que sólo defienden la libertad de expresión destructiva para los símbolos que detestan. Porque ahí es cuando se les ve el plumero. Respecto a las empresas que se han retirado de su publicidad, pienso que han ejercido la misma libertad que a la que ha recurrido Dani Mateo y que no hay ningún derecho a la pataleta (como ha lloriqueado Alberto Garzón). Un presentador al que, por cierto, se le "cayó" un twitt en el que indirectamente echaba la culpa a los guionistas.

lunes, 29 de octubre de 2018

El sablazo a los autónomos de Sánchez

En el acuerdo preliminar entre PSOE y Podemos para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019, entre otras cosas se ha pactado una subida del Salario Mínimo Interprofesional que lo establece en 900 euros. Valga, ante todo, que no me parece mal que exista una subida, pero no de forma tan brutal como cambiar de los 731 actuales a 900. Estos personajes, ávidos de poder desde las elecciones en las que perdieron reduciéndose su fuerza en votos, han preferido tirar de la portada populista. Qué más dará el impacto económico que tenga. Lo sencillo hubiese sido aprobarlo de manera escalonada, contando con el apoyo de fuerzas en la oposición. Pero no, sólo han buscado el enfrentamiento.

Lo que propuso en varias ocasiones Ciudadanos fue, aparte de establecer el modelo del contrato único fijo con indemnización creciente, el de introducir la mochila de derechos y un complemento salarial. Éste último, no tendrían que abonarlo las empresas sino las administraciones. Aparentemente puede sonar bien lo de tener un salario mínimo de esas características, pero las realidades son otras en un sistema que permanece caduco y sin reformar. Y las escasas veces que se reforma el mercado de trabajo para flexibilizarlo reciben airadas protestas socialistas y se regresa a lo de siempre.

Esta subida del SMI viene irremediablemente unida a un importante aumento de la cuota a la Seguridad Social que pagan los autónomos. Una subida que, en palabras de los defensores, sólo es una "modificación para que todos los autónomos paguen en función de sus ingresos". No, amigos. Esa expresión no se trata más que de un eufemismo. Para empezar, hay que escuchar a una voz autorizada como el presidente de la asociación de trabajadores autónomos (ATA), Lorenzo Amor. También contó en Twitter que las únicas tres alternativas que le ofreció el Gobierno pasaban por aumentar de forma importante la cuota que pagan los empresarios. 

El dúo Picapiedra debe creer que todos los empresarios son ricos. Estoy totalmente de acuerdo con que aquellos que ingresan muchos beneficios paguen más, pero no en que se apriete y extraiga sangre a la clase media. En concreto, por partida doble aumentando no ya algunos sueldos sino de forma especial su contribución a la Seguridad Social. Doble circunstancia que no sólo perjudicará la economía de pequeñas y medianas empresas, sino que perjudicará a la creación de empleo. Pero claro, siempre se le podrá echar la culpa al "capitalismo salvaje" y escupir "qué malos son los empresarios".

El problema es que se aumentan las bases de cotización a la Seguridad Social suponiendo entre 40 a 150 euros mensuales más. Los argumentos más cuñadiles de la "izquierda progresista" pasan por aseverar que con lo que ganan los empresarios es lo menos que pueden hacer. Todo hecho dicho desde la más absoluta ignorancia de qué supone y conlleva gestionar una empresa. En definitiva, nada nuevo ni que sorprenda del socialismo y la izquierda española. Para desmentir tese mantra y entender la estrategia del gobierno dirigida a dividir a los empresarios, podemos leer un artículo del economista Juan Ramón Rallo que nos aporta importantes detalles con cifras y porcentajes. El acuerdo entre PSOE y Podemos, lejos de revertir el sablazo de Montoro en la época del PP, lo que hace es agravar el futuro de las empresas españolas.

En definitiva, habrá que esperar a ver si en PSOEMOS se dan cuenta del impacto que genera una subida tan brusca del SMI más allá de querer portadistas de sus medios afines y los típicos tweets demagógicos que les caracterizan.